EL ENGAÑO DEL ORGULLO

El orgullo, es un sustantivo masculino de origen catalán y su característica es la valoración excesiva de uno mismo, se encuentra asociado con sinónimos como:
  • Altivez 
  • Arrogancia
  • Autosuficiencia
  • Desprecio por los demás.
Es el comportamiento ilusivo de mostrar en exceso virtudes o importancia.

La Biblia trata el orgullo como un compartimiento negativo, e inaceptable por Dios.

Lucas 18:9-13
"A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aún como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano estando lejos, no quería ni aún alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador"

El orgullo biblicamente es un estorbo para acercarnos a Dios, pues; el verdadero valor del ser humano está en la humildad.

La fama nos vuelve orgullosos, pero la humildad nos convierte en útiles.

Mateo 20:25-28
"Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos"
En el mundo de hoy con mas frecuencia se apartan uno, o varios días para celebrar el orgullo:
  • Por la raza
  • Por la nacionalidad
  • Por la cultura y hasta el orgullo por el pecado.
Las hazañas y los actos heroicos, son recordados a través del tiempo; bien podríamos celebrar cada día la humildad, y el servicio a los demás, para recordar a CRISTO.

Si el Señor Jesucristo hubiese sido un mortal pecador; su muerte en la cruz hubiera sido un acto heroico inigualable. 

Pero Jesucristo es DIOS, el Salvador del mundo, y su muerte en la cruz, no fue un acto heroico, sino una manifestación de AMOR puro hacia nosotros pecadores.

Amados; hay que renunciar al orgullo y acercarse a DIOS, para alcanzar su gracia del perdón. El orgullo nos impide reconocer el pecado y venir a CRISTO, el orgullo nos impide pedir perdón, el orgullo nos aleja de Dios.

Salmo 138:6 
"Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos"

El orgullo nos vuelve dueños de todo, y nos llena de vergüenza; cuando descubrimos que nada es nuestro, pues todo es de DIOS, y solo se nos permite administrarlo por un tiempo.

Lucas 16:1-3 
"Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste
fue acusado ante él como disipador de sus bienes. Entonces le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo. Entonces el mayordomo dijo para sí: ¿Que haré? Porque mi amo me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza" 

El orgullo también nos llena de incertidumbre para el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

@Way2themes

Follow Me